Projet Accompagnement Solidarité Colombie

Zona Humanitaria de El Tesoro, Curvaradó: El Retorno

31 October 2006

DeVer 305 El Retorno del silencio. de dignidad.

De encuentros entre acompañados y acompañantes, el primer día del Regreso

Y desde muy temprano la ansiedad golpeaba el alma, no se pudo dormir, de los
corotos de la miseria la riqueza de su dignidad. Era el 1 de octubre un día
de antesala al sueño del regreso. Después de 13 desplazamientos, el primero
en 1996, el segundo en 1.997, el tercero en el 2001 y los demás del 2003
hasta el 2004, a borbotones estaba el cuerpo para echar andar, las espaldas
listas para cargar.

Y la noche paso casi en vela. Atravesando el río Jiguamiandó se iniciaba el
camino para llegar al caserío El Tesoro en el Curvaradó, un camino desandado
durante 10 años para muchos, un camino que conduce de la espesa selva al
desierto verde de la Palma Aceitera, un camino que conduce a la memoria del
horror, a la memoria de los sueños construido y derruidos por la violencia
oficial disfrazada de ilegalidad. Violencia de la usurpación de la
propiedad, violencia gestada por el negocio de la agroindustria de la palma.

Nouvelle Zone Humanitaire title=Nouvelle Zone Humanitaire

Acompañados del PASC del Canadá, de un voluntario de la iglesia Luterana de
los Estados Unidos, de dos religiosos de la iglesia católica de Justicia y
Paz, con la presencia de muchas y muchos con cartas y correos, sin ningún
apoyo económico, sin ninguna respuesta del Estado en materia humanitaria.
Con las mentiras a cuestas del Estado que afirma en el cabildeo
internacional que van a devolver las tierras a los afrocolombianos del
Curvaradó, mientras las empresa Urapalma y la extractora Bajirá continúan
sacando el fruto. Con la hipocresía institucional que afirma que los
afrocolombianos no quieren el desarrollo o que las organizaciones
acompañantes manipulan a la gente. Con las verdades del negocio que son
mentira, pues se han cometido crímenes contra la biodiversidad
irreparables, se ha producido el lavado de activos en ficticias formas de
financiamiento. Con una falsa reinserción paramilitar que ha ido
configurando nuevas formas de control y de actuación militar. Con la guerra
militar persistente. así en el silencio, en la casi soledad la dignidad anda
caminando

Con mentiras justificando su intolerancia ante un Retorno decidido desde la
convicción profunda de que es mejor vivir o morir en la propio Territorio y
no en otro, al que se le agradece la acogida por 10 años . el arrasamiento
territorial con la siembra de palma.

El Lunes 2 de octubre, mañaneando como todos los días, antes de las cinco de
la mañana, un intento más, tal vez la última esperanza, tal vez la muerte
viviendo o la vida vivida con dignidad.

25 familias de la Cuenca del Curvaradó de las comunidades de Buenavista,
Jengadó Medio, Camelias, No hay como Dios y Villa Luz preparamos bestias y
costales, nuestros corotos de pobreza que cargando, pasamos el río
Jiguamiandó. Paso a paso, por más de tres horas, recordando, volviendo con
el corazón partido y alegre, tantos momentos y trabajos, fiestas, animales
y aguas que disfrutamos y llegamos después de 10 años a El Tesoro

Otra vez empezar, otra vez a levantar, como las otras 13 veces, otra vez a
ubicarnos, en medio de un desierto que llaman Palma, llegamos a El Tesoro,
un espacio de la vida, un espacio de sobrevivencia, un lugar para que
nuestra etnia no sea desterrada de esta faz de la tierra, allí instalamos la
Zona Humanitaria, a dos horas de la Zona Humanitaria del Curvaradó en la
mejora del Patriarca ENRIQUE PETRO

La Zona Humanitaria de El Tesoro, es un lugar para nuestra protección, como
pueblo que hace memoria del palenque, es un lugar de afros y de mestizos,
que afirmamos la vida y el derecho a la dignidad. La Zona Humanitaria la
fuimos preparando en dos jornadas de trabajo entre el 22 al 24 de agosto y
el 13 al 15 de septiembre, en esas jornadas cercamos, visibilizamos el
espacio de 4 hectáreas, preparamos el terreno con 25 viviendas, 1a escuela,
la cancha de fútbol, y los sitios de las azoteas.

Ese lunes llegamos hacia las dos de la tarde pm, 52 personas entre mujeres,
hombres, jóvenes, niños y niñas que con alegría y esfuerzo nos dispusimos a
organizar la comida y la dormida. Alegres, contentos, dinámicos, felices, y
llegó la noche, el silencio, los recuerdos de la jornada, el espacio de
cuerpo en reposo, de los cuerpos en amor con la naturaleza, con el alma en
plenitud. Oración de vida, aunque faltaban muchos, decenas. ORLANDO, o el
Señor IBAÑEZ pero se encendieron las luces en medio de la noche era su
presencia, inagotable, llama eterna de nuestra dignidad, y allí la presencia
de los mártires, la presencia de Jesús. Preparando la siembra de maiz, el
camino del arroz, arreglando los patios entre los pocos palos que son la
estructura de un cambuche o de una casa.

Y las mujeres construyendo las cocinas, brillando los chocoros, riendo en
los espejos de mental, en las lámparas de sol que encandelillan las niñas y
los niños. Todas y todos participando. Y poco a poco llega más gente,
familiares, amigos que regresan por el camino con los animalitos, con las
cosas que hacen parte de nuestra historia, las gallinas, los polluelos, los
perros reconociendo la tierra del origen. Y el domino, el fútbol, el
cansancio y el sueño. Y el abuelo enseñando a levantar la casa, y el abuelo
con sus historia, y todos somos una misma historia, de muchas historias.

Y vino el silencio, el silencio que permea el alma, que centra los
pensamientos, que lleva al origen, a lo bello, a lo sublime, a lo justo, a
lo digno. Y la memoria en los sueños. Llegamos a nuestro Territorio,
estamos más cerca del Retorno, estamos imaginando las Zonas de
Biodiversidad. Todo soñamos desde el más niño hasta el más anciano, en el
amor de la noche tomando aire para el trabajo del día a día.

Así es paso a paso, como estos 10 años, empezando de nuevo, resistiendo,
afirmando, construyendo, andando, manteniendo vivos los sueños, a pesar de
todo, a pesar del crimen, a pesar de la impunidad, por que el territorio es
nuestra dignidad, la madre. "Sin la tierra no hay vida, sin la vida no hay
tierra, por eso es el Territorio", decimos en El Tesoro. De este regreso
sigue el Retorno, en la construcción de las Zonas de Biodiversidad, los
espacios de recuperación ambiental, de protección de la biodiversidad. El
retorno en silencio, en soledad, el retorno de la dignidad a tierras
atropelladas, desarraigadas, destruidas por aquella guerra gestada por el
negocio de la palma

Bogotá, Octubre 19 de 2006

COMISION INTERECLESIAL DE JUSTICIA Y PAZ

Author: 
PASC

Source: 

Theme: 

Region: 

Files: