Projet Accompagnement Solidarité Colombie

Lo que nos deja el Narco-para-urbismo

16 Mayo 2010

PRISIÓN DE MÁXIMA SEGURIDAD DE CÓMBITA BOYACÁ. MAYO-2010

LO QUE NOS DEJÓ EL NARCO-PARA-URIBISMO

No se necesita ser un versado en las ciencias del saber, para hacer un balance real y darnos cuenta que por obra y gracia del Uribismo 1 quedamos sumidos en un Estado mafioso y policíaco, donde será necesario que transcurran muchos años para poder recuperarnos de esta hecatombe sin precedentes en la historia de la patria.

Empecemos diciendo que Álvaro Uribe Balas 2, apátrida que dejó a Colombia convertida en un protectorado del Tío Sam, aislándonos completamente de la ola progresista y emancipadora que transforma a Latinoamérica.
El Uribismo, con sus ínfulas pretenciosas, ha querido convertir nuestro territorio patrio en el Israel de América Latina y ser el gendarme para vigilar y socavar la revolución Bolivariana y demás procesos revolucionarios que se afincan 3 en los diferentes pueblos de la patria grande.

El narco- régimen de Uribe Vélez está compuesto por una mezcla tenebrosa de paras 4, terratenientes, mercenarios de la economía, advenedizos de toda calaña y conversos de todos los estratos sociales que vieron en el narco-uribismo la oportunidad de enriquecerse de manera fraudulenta a costa del erario publico. Toda esta jauría que desangra la patria, también sufre del adicto síndrome de xenofilia, pues la máquina sólo sabe mirar para el norte. A toda esta banda de aduladores del imperio, sería bueno recomendarles como terapia escuchar muchas veces la canción « Maldición de Malinche » para que entiendan que el andar arrodillados y sometidos al extranjero sólo trae ruina, desolación, dependencia y la entrega de nuestra soberanía en todas sus dimensiones: autodeterminación, seguridad alimentaria etc.

La « Seguridad Democrática 5 », tan cacareada por el Uribismo, no es otra cosa que la « nueva » cara de la vieja de Doctrina de Seguridad Nacional (Guerra Contrainsurgente), adaptada y legalizada como política de Estado desde los anos 60's (Decreto Legislativo 3398/65) que anduvo muy de la mano con la criminal escuela de las Américas, donde se formaron los militares gorilas que sembraron el terror y la muerte en los países latinos, destrozando por completo los movimientos sociales y populares. Hoy la « Seguridad Democrática » continúa poniendo en práctica esos tenebrosos manuales, los Santafé del 1 al 4, y su objetivo principal siguen siendo las organizaciones sociales.

Este gobierno, también ha querido hacernos creer que Uribe le ha puesto punto final al paramilitarismo y para fundamentar la inocultable mentira han montado varios « circos », entre ellos el de Ralito dirigido mediáticamente por el Doctor « Ternura », Luis C. Restrepo. Pero nunca le contaran al pueblo colombiano que lo que hicieron con esta farsa fue una trashumancia estratégica; es decir ,trasladaron a los paramilitares de lo rural a las grandes ciudades, las cuales controlan poblacional y territorialmente con la connivencia de las fuerzas de seguridad del estado.

Cuando los paracos pasaron a las ciudades ya habían cumplido con su encomendada tarea en los campos colombianos, donde a punto de motosierra sembraron el terror, el asesinato y el desplazamiento, y en este recorrido macabro mataron y desaparecieron a mas de 200 000 pobladores entre campesinos, indígenas, afrodescendientes y sindicalistas. Los bienes raíces expoliados fueron a parar a las arcas de los terratenientes, siendo el clan Uribe uno de los beneficiados, pues aumentaron la tenencia de la tierra a 11 millones de hectáreas. El resto quedó en manos de las multinacionales y transnacionales donde impusieron sus megaproyectos agroindustriales de palma africana y otros monocultivos para usarlos en la fabricación de biocombustibles. También fortalecieron la explotación minera, oro, petróleo, carbón, etc. Toda este usufructo indiscriminado afecta considerablemente la seguridad alimentaria y la producción agrícola originaria de nuestras regiones. Debido a la represión y al sometimiento que sufren los territorios ocupados por estas empresas, hoy varias comunidades están en peligro de extinción.

Estadísticamente, Uribe nos dejó producto de la corrupción, la violencia y el saqueo un déficit fiscal inmenso y un enorme hueco presupuestario para el próximo gobierno. Esto quiere decir que indudablemente vendrán mas paquetes tributarios, impuestos, y con ellos, más pobreza y represión.

El arqueo de estos 8 años de desgobierno, muestra también que quedamos a lo largo y ancho del país, 29 millones de pobres, 9 millones de indigentes, 3 millones de desempleados, 11 millones de colombianos viviendo en el rebusque diario de la economía informal. El 70% de nuestro territorio entregado a multinacionales y terratenientes. También dejó mas de 50 mil presos producto de la represión y persecución a la oposición, léase sectores sociales y populares, la mayoría judicializados y condenados con falsos montajes orquestados y dirigidos por las brigadas del ejército con informantes pagos y estimulados por las jugosas recompensas del gobierno (falsos positivos de la justicia).

Al narco- gobierno parauribista lo recordarán en el mundo entero por haber tenido un congreso para-político con mas de 100 parlamentarios judicializados, condenados y encarcelados por su actuar criminal al lado de los paramilitares , por el descarado programa de « ayuda al campo » agro-robo seguro », las chuzadas ilegales y otras atrocidades del DAS. Así mismo, por las bases gringas en nuestro territorio patrio y el contubernio de la fiscalía con los paracos y narcotraficantes en varias regiones del país, entre ellos el sonado caso del director de fiscalías de Medellín Guillermo l. Valencia, preso en la picota y hermano del hoy ministro de gobierno .

Dentro de su larga lista de corrupción, este gobierno también será recordado por la violación de la soberanía de los países vecinos como Venezuela y Ecuador. Por la vinculación del pueblo a la guerra por medio de la red de cooperantes e informantes y otras artimañas, en una clara y flagrante violación al Derecho Internacional Humanitario (DIH). Además de la primera reelección fraudulenta (yidis-política), el referendo reeleccionista acomodado, afortunadamente, declarado inexequible por la corte. Por los más de mil millones de colombianos extraditados para que sean vejados en los tribunales gringos, por los leoninos acuerdos de libre comercio (TLC) con el extranjero, la famosa emergencia social 6 , vetada por la corte, las « reuniones sociales » en la casa de « Nari » con grandes capos del paramilitarismo de la talla de Job y otros para montar complots en contra de la corte y de la oposición etc…

Si bien es cierto que Uribe anda con el sol en la espalda 7 , ya tiene lista la toga y el martillo para juzgarlos por crímenes de lesa humanidad, por lo tanto Santos será su férreo escudero.

De los dos candidatos prestos a batirse en segunda vuelta para suceder a Uribe (Santos, Mockus) ambos están impregnados hasta los huesos de « Seguridad Democrática » y Neoliberalismo, ambos niegan el conflicto social y armado que desangra la patria y desestima la salida negociada al conflicto, siendo ésta la única posibilidad de reconciliación entre los colombianos. Los dos le apuestan tercamente a la utópica salida bélica.

La pregunta que debemos hacernos todos los colombianos es ¿dónde está el cambio y el bienestar que tanto pregonan? Me temo que con esos programas de gobierno y esa mentalidad guerrerista y neoliberal en ninguna parte.

La única posibilidad de transformación real está en el pueblo, fortaleciendo desde abajo la organización social y creando conciencia de clase hasta construir poder popular y desde ese espacio amplio y pluralista edificar entre todos los colombianos, la patria justa y en paz que tanto anhelamos.

Con afecto,

Wicho.

Notas

  1. URIBISMO: Término popular del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, derivado de su apellido para señalar su carácter totalitario.
  2. BALAS: proyectiles con los que se cargan las armas de fuego, esta palabra reemplaza el segundo apellido del presidente, para señalar su carácter guerrerista.]], digo Vélez, es un yancófilo [[YANCÓFILO: servil al gobierno yanqui, es decir de Estados Unidos.
  3. AFINCAR: Localizar.
  4. PARAS: abreviatura muy popular del término paramilitar.]], narcos [[NARCOS: abreviatura muy popular del término narcotraficante.
  5. SEGURIDAD DEMOCRÁTICA: La política de seguridad democrática en Colombia es una política gubernamental del presidente Álvaro Uribe Vélez que propone un papel más activo de la sociedad colombiana dentro la lucha del estado y de sus órganos de seguridad frente a la amenaza de grupos insurgentes y otros grupos armados ilegales. En lo hechos ha significado meter a los civiles en la Guerra haciendo que estos participen en redes de informantes y cooperantes a cambio de recompensas monetarias, lo que ha llevado a la corrupción y a la creación de falsos testimonios y montajes judiciales. Además la guerra contra los grupos insurgentes se traduce en la persecución a toda oposición armada o no. Esta política ha popularizado la idea de que la guerrilla es la causa de todos los problemas sociales de Colombia, encubriendo así el papel primordial de las políticas capitalistas.
  6. EMERGENCIA SOCIAL: Estado de excepción declarado por el presidente Álvaro Uribe Vélez en diciembre de 2009 respecto a la crisis financiera sector de la salud en el país.
  7. ANDAR CON EL SOL EN LA ESPALDA: estar en la parte final de una etapa sin oportunidad de repetirla.]]; su poder corruptor, su fuerza mediática, su maquinaria politiquera y sus votos cautivos (red de cooperantes, familias en acción etc.) siguen siendo su espurio [[ESPURIO: fraudulento, ilegítimo.]] legado que será endosado al candidato Santos, futuro administrador de la casa de « Nari » [[CASA DE NARI: Palacio de Nariño, residencia del presidente de Colombia.]] . Este último tendrá en sus hombros la cochina tarea de seguir consolidando el neo-fascismo en Colombia y cubrirle la espalda al Uribismo porque la Corte Penal Internacional ( C P I) anda respirándoles en la nuca [[RESPIRAR EN LA NUCA: respirar en la nunca a alguien significa que ese alguien está perseguido y a punto de ser atrapado.

 

Autor: 
FCSPP

Fuente: 

Temática: 

Tags: