Projet Accompagnement Solidarité Colombie

Carta a la Embajada canadiense - DIFAMACION EN CONTRA DE UNA ONG CANADIENSE

3 Febrero 2010

Montreal, Enero 5 del 2010

Att. Jenifer Anderson, Consejera politica
Embajada canadiense en Colombia

COLOMBIA : DIFAMACION EN CONTRA DE UNA ONG CANADIENSE

Desde 2000, las comunidades afrocolombianas y mestizas del Bajo Atrato desplazadas por la operación militar Genesis del 1997, efectúan un retorno progresivo sobre su territorio colectivo. Agrupadas en Zonas Humanitarias, reconocidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, estas comunidades en proceso de resistencia civil reciben el apoyo de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, así como el acompañamiento internacional de Brigadas de Paz Internacionales (PBI) y del Proyecto de Acompañamiento y Solidaridad Colombia (PASC), una ONG canadiense presente en la región desde el 2003. Conforme al derecho humanitario internacional, las Zonas Humanitarias permiten a las comunidades ejercer su derecho al Principio de Distinción de la población civil que vive en medio de un conflicto armado. Las comunidades solicitaron el acompañamiento internacional debido a la falta de garantía para el retorno de los desplazados, la cual se manifiesta por amenazas y ataques en contra de la vida y la integridad física de los leaderes campesinos y defensores de derechos humanos nacionales que las acompañan. La presencia física internacional en estas comunidades sirve de mecanismo de protección en contra de las amenazas e incursiones de los actores armados legales e ilegales. Durante el año 2009, aumentaron las amenazas en contra de los defensores de derechos humanos mientras la campaña de difamación y estigmatización ataca actualmente la legitimidad del trabajo realizado por las ONG nacionales e internacionales en la región.

Artículos publicados en los periódicos nacionales (El Colombiano et El Tiempo) en septiembre y diciembre del 2009, dan vía libre a un discurso calumnioso en contra de las ONG presentes en la región del Curvaradó y Jiguamiandó, en el Bajo Atrato. La Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, Brigadas de Paz Internacionales y el PASC están siendo acusadas de manipular a las comunidades y directamente asociadas a las FARC-EP, guerrilla colombiana. Este tipo de acusaciones es altamente preocupante en un contexto de guerra de baja intensidad donde la estrategia de judicialización que consiste en asociar las ONG a la lucha armada de extrema izquierda transforma los defensores de derechos humanos nacionales e internacionales en objetivo militar de los paramilitares. Estos ataques a la legitimidad del trabajo de defensa de derechos humanos se inscriben en un ambiente general de difamación en contra de las ONG alimentado por declaraciones públicas realizadas por miembros del gobierno colombiano.

En su informe anual sobre la situación de derechos humanos emitido en marzo del 2009, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas identifico los defensores de derechos humanos como grupo vulnerable. Dice que el aumento de las amenazas y de los atentados en contra de su vida es consecuencia directa de la estigmatización de cual están siendo victimas:
« In the current context of polarization and confrontation between government officials and members of the NGO community, threats and stigmatization directed at human rights defenders, opposition leaders and social activists have intensified. (…) It is worrying to find that some senior government officials have not stopped publicly stigmatizing human rights defenders and trade unionists as sympathetic to guerrilla groups. »

«The challenge of minimizing the risks to the life and safety of human rights defenders still stands, most notably owing to the stigmatization of their legitimate work.»

Las organizaciones abajo firmantes manifiestan su preocupación ante la campana de difamación en contra de los defensores de derechos humanos en Colombia y afirman su respaldo al trabajo de acompañamiento internacional realizado por el PASC en las comunidades afrodescendientes e mestizas del Bajo Atrato y de la Comision Intereclesial de Justicia y Paz. Creemos que la gravedad de las acusaciones proferidas en contra de ONG internacionales, incluyendo a una organización canadiense, requiere de parte de la Embajada canadiense que ponga la más alta atención a esta situación.


Comité pour les droits humains en Amérique latine (CDHAL)

Comité régional d'éducation pour le développement international de Lanaudière, CREDIL

Inter Pares

Développement et paix

Droit et démocratie

KAIROS

Ligue des droits et libertés

Solidarité Laurentides Amérique centrale (SLAM)

Solidarité Nord-Sud des Bois-Francs