Projet Accompagnement Solidarité Colombie

El Aniquilatorio Enclave Colonial. El Caso Pacific Rubiales en Colombia

28 Mars 2013

En un debate en el Congreso colombiano durante el año 2011, se evidenció que la situación de los trabajadores de Campo Rubiales en Puerto Gaitán Departamento del Meta, bajo el control de la compañía petrolera canadiense Pacific Rubiales Energy Corp., en cuanto a los albergues, comedores e instalaciones sanitarias de sus trabajadores era ostensiblemente infrahumana[1]. Los testimonios y documentos aportados para sustentar tal denuncia fueron contundentes, acreditando como nefasta la situación del campo petrolero, la cual reviste características de un añejo enclave colonial apenas con las variaciones propias de cierto progreso tecnológico destinado en buena parte a mimetizar relaciones de expoliación.

Concretamente Pacific ha suscrito un contrato de asociación con la petrolera estatal ECOPETROL, para la explotación de varios yacimientos en la zona mencionada donde se extrae aproximadamente el 40% del petróleo colombiano[2], manejándolos a su libre antojo de acuerdo a leoninas cláusulas contractuales, y sin embargo aparentemente tiene una planta de trabajadores escasa pues la abrumadora mayoría de estos, unos doce mil, son empleados mediante convenios realizados por Pacific con unas 150 empresas que a su vez subcontratan otras, con el primordial objetivo de evitar la vinculación directa con aquella; en desarrollo del trabajo contratado los mencionados trabajadores laboran extensas jornadas, con salarios bajos y sin el pago del descanso remunerado[3].

La similitud respecto a la situación de los obreros de las plantaciones de la United Fruit Company de la época de las ‘Banana Repubic’ salta a la vista, pues en aquellos tiempos la bananera de Boston manifestaba  no tener casi trabajadores a su cargo y uno de los puntos del pliego de peticiones vigente el 6 diciembre de 1928, cuando se perpetra la matanza conocida como “La Masacre de las Bananeras”, era justamente el fin de la intermediación y por consiguiente la estabilidad laboral, es decir, ser contratados directamente por la empresa colonial; ahora, 84 años después en otro emporio extranjero de explotación de recursos nativos la petición de los trabajadores esta vez petroleros, es precisamente análoga. Es como si el tiempo, desgraciadamente para los colombianos, se hubiese detenido.

El ambiente laboral del país en general se halla como en aquellos lejanos tiempos, reflejando el no tan subrepticio retorno del sistema capitalista a su forma primigenia más brutal. La actividad sindical en defensa de elementales derechos en tales circunstancias va adquiriendo las violentas connotaciones usuales en Colombia de dirigentes asesinados, lo cual allí es expuesto por los medios de comunicación locales colusionados como apenas una estadística más[4]. No obstante en el exterior el tema no deja de parecer increíble por la impunidad, cotidianidad e indiferencia del gobierno de Bogotá ante tan graves hechos[5] en una nación cuya élite estima grandilocuentemente como democrática. En el contexto relatado recientemente se presenta el asesinato de un dirigente de la Unión Sindical Obrera (USO), vinculado indirectamente a la empresa Pacific en Puerto Gaitán Departamento del Meta[6]. Este crimen es estimado por los trabajadores organizados como una de las acciones tendientes a atemorizarlos frente a sus posiciones de lucha reivindicativa ante el gran capital, formando parte de una continuada y extensa manera despiadada de contrarrestar este accionar, el cual a su vez estiman las empresas extractivas multinacionales como amenaza al desarrollo del modelo neoliberal impuesto del cual se benefician[7].

Nuevamente la afinidad con los tiempos de las bananeras salta a la vista: “En Macondo no ha pasado nada, ni está pasando ni pasará nunca. Este es un pueblo feliz. Así consumaron el exterminio de los jefes sindicales.” (Cien Años de Soledad. Gabriel García Márquez)

En tales circunstancias y guardando paralelismos sorprendentes con aquellas épocas estimadas como superadas, las autoridades militares son establecidas en estas zonas entregadas al dominio corporativo extranjero, como un cuerpo no destinado a la protección de la población o de defensa de la soberanía, sino específicamente de salvaguardia del enclave colonial. Se está instalando un batallón del ejército dentro del campo petrolero en instalaciones de Pacific Rubiales en Puerto Gaitán[8], y destacamentos del mismo deambulan o deambularán en vehículos de esta petrolera con combustible pagado por la misma[9]; se presenta ampulosamente una militarización de las industrias extractivas en manos foráneas.

La historia neocolonial se repite, una vez más lo descrito para la “Masacre de las Bananeras” de 1928 posee una validez inusitada hoy: “… admitió que el ejército había emplazado nidos de ametralladora alrededor de la plazoleta y que la ciudad alambrada de la compañía bananera estaba protegida por piezas de artillería…” (Cien Años de Soledad. Gabriel García Márquez)

La agitación social fue muy grande en el citado campo petrolero en el año 2011, emergiendo un estado de insatisfacción con las condiciones de trabajo formuladas y puestas en ejecución por la empresa canadiense, implicantes de una especie de campos de concentración de trabajo en condiciones que distan en mucho ser las propias de una industria del siglo XXI aglutinadora de fabulosas utilidades en momentos apremiantes de escases de combustibles[10]. En Colombia sin temor a exageración, todo enclave cualesquiera sean las circunstancias en las cuales explote la tierra y/o seres humanos, es respaldado incondicionalmente por el gobierno ultra neoliberal de Bogotá.

Los acuerdos suscritos por los trabajadores sindicalizados de la USO y Pacific en aquel entonces, de conformidad con los primeros han sido incumplidos por la multinacional, la cual por su lado firmó otro acuerdo con un ‘sindicato’ de empleados directivos, el cual por su puesto no aglutina a grueso de los trabajadores ‘tercerizados’[11]. Un año después la situación en campo mencionado era de tensión, intimidaciones y militarización de acuerdo a una comisión visitadora de la USO[12].

De conformidad con el gobierno (cumpliendo al pié de la letra dictados del FMI y el Banco Mundial), así es como se atrae el bienestar a los trabajadores, y prosperidad general; la historia implacable siempre, destruye día a día está tesis baladí. Nunca una explotación colonial ha traído bienestar general. Para mencionar un caso sacado recientemente a la luz pública en la misma Colombia, el de Monte Líbano Córdoba y su mina de níquel de Cerro Matoso aprovechada hoy por la anglo-australiana BHP Billiton, la cual luego de 30 años de explotación extranjera dejándole en sus arcas 11 mil millones de dólares, ha traído como resultado a los habitantes de las zonas adyacentes pauperización, daños a la salud humana y deterioro ambiental[13], con total anuencia de los últimos siete gobiernos.

Otro tanto se puede expresar de El Cerrejón en el Departamento de la Guajira, una gigantesca mina de carbón entregada actualmente para su explotación por el gobierno colombiano a compañías como BHP Billiton (nuevamente), Anglo American y Xstrata: Las acusaciones a estas multinacionales por el manejo de la mina van desde el desplazamiento forzado de comunidades indígenas wayuus, deterioro de la salud pública de los habitantes aledaños a la explotación y por su puesto de los trabajadores, nefastos impactos ambientales en el ecosistema (vertimiento de carbón en la Bahía de Santa Marta) y en especial en el ciclo hidrológico, o logros turbios en exención de impuestos de renta. La inversión social en los primeros 20 años de explotación fue absolutamente insignificante, equivaliendo a dos días y medio de la producción de carbón[14]. En los momentos de escribir estas líneas los mineros del Cerrejón se encuentran huelga exigiendo nuevas condiciones laborales especialmente en el tema de la salud.

Retornando a los hidrocarburos, en el mismo plano de las leyes amañadas para el beneficio del enclave colonial petrolero, relacionadas con los procederes de Pacific Rubiales, tampoco es apreciable el cumplimiento ni siquiera de lo estipulado en las generosas prerrogativas entregadas por el gobierno colombiano[15]. En el mismo sentido la Contraloría General de la Nación realizó en 2011 comentarios acerca de los incumplimientos de la reglamentación internacional en cuanto a las instalaciones en el campo ‘La Creciente’ y otras deficiencias, y advirtió de la incertidumbre sobre un conjunto de datos aportados por Pacific, lo cual incluye nada más ni nada menos que el cálculo de las regalías por pagar al estado, pudiendo estar generando detrimentos fiscales contra la nación y regiones involucradas[16]. No existe de acuerdo a la Contraloría forma confiable de establecer los datos aportados por las multinacionales petroleras a fin de cuantificar las regalías[17]. En otras palabras, no ha sido posible acreditar si el erario público colombiano recibe lo estipulado por la ley (de por sí muy poco), y que el estado debe hacer cumplir como una de sus más importantes funciones.

De su parte la Superintendencia de Sociedades, inició ocho investigaciones por irregularidades por el registro de algunas de las empresas de la principal Pacific Rubiales Energy. A esto se une las divergencias entre esta y la empresa petrolera estatal ECOPETROL asociada, respecto al contrato del llamado Bloque Quifa, concernientes a la participación en los altos ingresos por los precios del petróleo a nivel mundial; ECOPETROL ha sido enfática en señalar la existencia de un conflicto entre las partes; este fue dirimido por un tribunal de arbitramento en días pasados en favor de la empresa estatal[18], lo cual en el contexto colombiano, pletórico de dádivas a lo extranjero privado, es muy diciente de los acentuados despotismos de la firma canadiense.

Pacific en Colombia con una notable táctica de hacer pasar por alto sus por lo menos, polémicas prácticas, más bien realiza desesperados esfuerzos conducentes a continuar en el país a través de una importante participación en Pacific Infraestructura, la cual tendrá una porción de un nuevo puerto petrolero, incursionando en ‘negocios’ (como se denomina la usurpación y explotación de recursos ajenos en la jerga neoliberal) relacionados con el carbón, y hace aproximadamente año y medio afirmó su voluntad de distribuir combustibles y acometer el ultra neoliberal y depredador negocio de sembrar palma africana, lo cual da a entender una versatilidad muy distante de los centralizados propósitos de las grandes petroleras mundiales, especializadas en la exploración y explotación de hidrocarburos dada la álgida y muy rentable situación mundial en la materia, permitiendo observar en este caso patentes actividades especulativas.

En aplicación de un ostentoso uso de relaciones públicas de encubrimiento de sus controversiales conductas descritas respecto a sus trabajadores, población alrededor  de sus campos de extracción, entes del estado relacionados y su socio ECOPETROL, etc., Pacific ha aplicado una petulante y ruidosa ofensiva propagandística en busca de mejorar su imagen ostensiblemente puesta en entredicho por tales hechos, la cual ha llegado por momentos a cumbres desconocidas de ramplonería autoalabatoria; un comercial de varios es exquisito ejemplo de su empalagosa visión neocolonizadora:

“Pacific Rubiales no te recibe como un contratista te recibe como uno más de la familia Pacific… Gracias al trabajo que tenemos, tenemos un muy bonito hogar… Si a Pacific le va bien y a nosotros en el hogar nos va bien… Pacific es Colombia y es para ti”[19].

Medios enteros han sido copados con la multimillonaria pauta publicitaria de la compañía y con ellos críticas, cuestionamientos e investigaciones acerca sus dudosos comportamientos, en emisoras de radio, canales y periódicos, han sido en general de una u otra forma impedidos, apelando incluso a las dádivas más obviamente intencionales[20]; el asunto desde el punto de vista de la profesión periodística en Colombia como tal, permite observar a su vez una clara tendencia hacia la ruina ética[21].

En otra faceta de la misma campaña de saturación comunicacional en todos los medios, la imagen Pacific ha sido asociada a símbolos nacionales intentando crear una artificiosa percepción de unidad con Colombia a través de los fácilmente manipulables eventos deportivos: Pacific Rubiales es el socio oficial de la Selección Colombia de fútbol[22]. A la vez patrocina torneos de golf (con expresidente Bill Clinton y presidente Juan Manuel Santos de por medio) y varias fundaciones filantrópicas, copando todo escenario permisivo de ocultar o distraer múltiples y graves cuestionamientos. Esta ofensiva propagandística y de entretenimiento apta para variadas maquinaciones, en sus costos supera los 23 millones de dólares[23]; las utilidades de Pacific fueron de unos 483 millones de la misma moneda en los seis primeros meses del año 2012[24], los cuales en un altísimo porcentaje, van al extranjero.

A este respecto de la operación de lavado de imagen ha dirigido sus propósitos de manera intensiva adquiriendo medios de comunicación o al menos una participación notable en los mismos, como es el caso del canal Cablenoticias[25]. Lo paradójico respecto a su interés por los medios de comunicación de masas, es que al mismo tiempo Pacific es una compañía muy agresiva con comunicadores a los cuales considera contrarios a sus posiciones empresariales, llegando a denuncias penales contra algún periodista que simplemente ofrece información sobre sus extendidas actividades, atentando abiertamente contra la libertad de expresión[26], o en el menor de los casos, al relacionársele directamente con despidos de periodistas incómodos[27]. Destacable es como esto no ha sido motivo de pronunciamiento conocido de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Pacific Rubiales es hoy por hoy en Colombia una de las más ricas empresas, naturalmente de conformidad con una actividad, la petrolera, que en el mundo es de las tres más lucrativas. Los ejecutivos de Pacific Rubiales (en varios casos procedentes de los despidos luego de la toma por el gobierno venezolano de Petróleos de Venezuela S.A. PDVSA a raíz de la huelga patronal petrolera del 2002-2003), devengan actualmente contraprestaciones por su trabajo de alrededor de 2.372 veces, las de un habitante de Colombia malviviendo con un salario mínimo de unos 300 dólares[28] y pagando de una u otra forma un galón de gasolina a más de 4. 50 de la misma moneda.

Retornando a los aspectos estrictamente de extracción, en ellos las perspectivas tienden a empeorar para los intereses de los habitantes de Colombia, pues es conocido públicamente que el contrato de asociación con ECOPETROL que le otorga pingues utilidades a Pacific Rubiales, vence en el año de 2016 y todo lo anteriormente relatado coincide con su decisión de quedarse en Colombia, dependiendo ello de que ECOPETROL, como asociado, le renueve tal calidad  en el campo citado de Quifa

La preocupación anterior se agrava en el caso del llamado proyecto “Star de combustión in situ” que adelantan ECOPETROL y Pacific Rubiales, el cual consiste en inyectar aire a un lugar del yacimiento generando una combustión la cual quema el 80% del crudo convirtiéndolo en coke, con el fin de incrementar la temperatura de los pozos del crudo aumentando su viscosidad y así logrando que este fluya más copiosamente hacia estos, extrayendo un porcentaje mayor de las reservas, con el resultado ‘colateral’ de la destrucción de las restantes, originando gases tóxicos los cuales a su vez contaminan las fuentes de agua[29]. De hecho de presentarse esta situación, el estado colombiano renunciaría a poder extraer más adelante, con nuevos avances tecnológicos (los cuales en la industria petrolera son notables y constantes), las reservas hoy en camino de ser absolutamente desechadas, todas las cuales pertenecen a la nación a través del ente Agencia Nacional de Hidrocarburos, en una clara demostración de lo que es privilegiar el interés de las compañías extranjeras sobre el de todo un pueblo[30], a causa de una explotación acelerada y anti técnica amenazante de las reservas colombianas de crudo en Campo Rubiales.

La propensión del gobierno colombiano a defender a las empresas extranjeras en lo correspondiente a la exploración y extracción de petróleo como en otras materias primas, no es ocultada ni siquiera por guardar las apariencias de buscar un falaz beneficio colectivo. La jerga burocrática neoliberal del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional es recitada con puntos y comas en los enunciados oficiales, y de ello nada aragüeño pueden esperar los habitantes del país; al leer el siguiente texto no se requiere ser semiólogo para comprender su real significado:

Los términos económicos de la nueva forma de contrato convierten a Colombia en uno de los países más atractivos del mundo, tanto en participación gubernamental, como en utilidades de los inversionistas, y las áreas se asignan mediante procedimientos modernos, transparentes y eficientes, y su administración y seguimiento se realiza con altos estándares internacionales… logrando incluir nuevamente al país en el mapa petrolero del mundo, incrementar el índice de prospectividad y atraer a los inversionistas privados[31]

En ejercicio de esta estrategia desnacionalizadora el gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2010), hizo aprobar del Congreso Nacional abundantemente representado por políticos ultra derechistas respaldados por el paramilitarismo, una ley que cambió la estructura de la empresa estatal de petróleos ECOPETROL, y parcialmente la convirtió en una sociedad privada por acciones (Decreto Ley 1760 de 2003), como indudable paso previo a una futura privatización total. Esta es una táctica de ocultamiento de las verdaderas intenciones, la cual posiblemente sería empleada en la toma por parte del capital de las multinacionales en México en la compañía estatal PEMEX, una amenaza latente para el bienestar de su pueblo[32], si tenemos en cuenta el esquema económico extractivo de riqueza previsto por la potencia dominante en los dos países bajo su estricta tutela.

A todo lo anterior y como si fuera poco, se agregan actuaciones destructivas del medio ambiente en la región de los Llanos Orientales de Colombia, la misma de operación extractiva de Pacific en el Campo Rubiales, la cual se encuentra en una cuenca sedimentaria única en el país. Allí se presentan circunstancias de contaminación de acuíferos a causa de los procedimientos de explotación, puesto que por cada barril de petróleo extraído se sacan a su vez en promedio seis de agua dulce indispensable para el ecosistema del cual obviamente forma parte el ser humano[33]. Este campo petrolero de Puerto Gaitán manejado por la empresa de marras es muy especial por su geología, y a causa de la inadecuada explotación es previsible secar en un 50% al cercano río Guaviare, cuando debido a las técnicas empleadas, el agua que debería correr por el cauce del río, se filtra subterráneamente y sale a superficie contaminada por los pozos[34]. En un panorama tan sombrío como realista es observable como Pacific Rubiales ha puesto sus depredadores propósitos por encima del interés general de la nación y particular de las comunidades adyacentes a los pozos. Lo anterior es extensible a los restantes ríos y acuíferos de la cuenca de los Llanos Orientales donde existen pozos petroleros de otras compañías.

Es apreciable como el enclave colonial, por la complejidad social del presente y la técnica adquirida, es ahora mucho más destructivo de lo que fue hace un siglo, especialmente en este tipo de actividad extractiva de recursos no renovables. Y en cuanto a estos y más aún, el indispensable para la vida, la situación es en extremo preocupante: “la crisis del agua es la faceta más penetrante, aguda e invisible de la devastación ecológica del planeta.”[35]

Esta aniquilación de los recursos hídricos es de una gravedad enorme si tenemos en cuenta la previsible futura escasez extendida de agua en el mundo, ya anunciada con términos preocupantes por conocedores en la materia: “Así como el siglo XX es el siglo de las guerras por el petróleo, las guerras del siglo XXI serán por el agua… quienes tengan este recurso podrán ser blanco de saqueos forzados.”[36] En virtud de estas circunstancias, en procura de acrecentar las ganancias del capital foráneo se está destruyendo un recurso fundamental para la existencia, del cual Colombia es aún poseedora en abundancia, condenando a proseguir el camino de migración o la muerte a posteriores generaciones, justamente en una zona del mundo rica en agua[37], una de las razones por las cuales es codiciado su dominio.

Las perspectivas son alarmantes para las próximas dos generaciones sino se realizan cambios estructurales en el modelo económico que da lugar a una explotación de recursos suicida; en una docena de años unos 56 países padecerán escases hídrica, cubriendo unos 817 millones de seres humanos[38]. Es indispensable movilización social en procura de revertir este proceso y proteger los depósitos, corrientes, acuíferos, ríos, hielos, donde se encuentre tan preciado recurso de explotaciones depredadoras.

Irónicamente, y en una demostración de la oposición de la realidad respecto de la formalidad del ordenamiento jurídico, el artículo 332 de la Constitución de Colombia establece que el estado, el cual teóricamente representa a los colombianos, es propietario del subsuelo y de los recursos naturales no renovables. En la práctica estos son regalados, y no es una hipérbole, con total indolencia a extranjeros; petróleo, carbón, oro, níquel, platino entre otras riquezas, en los duros hechos no forman parte del patrimonio de los habitantes de Colombia, y como consecuencia de ello se hace inviable la vida a corto y largo plazo, en las zonas de explotación del recurso petrolero e incluso más allá, pues en el caso de la cuenca hidrográfica en cuestión de los Llanos Orientales, se conecta con el río Orinoco.

El caso de Pacific Rubiales empero, desgraciadamente no es el único en Colombia, no obstante por su magnitud y circunstancias que le rodean, es emblemático en cuanto al retorno y asentamiento virulento del enclave colonial, ya no sólo respecto de la explotación humana inmisericorde, sino también en arrasamiento del ecosistema y extracción perjudicial a la economía de recursos no renovables, aún aplicando criterios capitalistas de explotación económica.

En este último punto es pertinente resaltar la existencia actual de propuestas desde el mismo punto de vista del capital, a partir de las cuales se asegura la existencia de una mayor rentabilidad en términos costo-beneficio, si se deja intocable el hidrocarburo bajo la tierra en vez de explotarlo adecuadamente o no, debido a la sin razón de la depredación bajo un panorama histórico[39]. Como era de esperarse estas propuestas argumentadas con base en criterios ambientales y sociales, para nada son tenidas en cuenta en una nación como Colombia, debido a la naturaleza de las relaciones sociales capitalistas allí impuestas.

Si empleáramos parámetros de respeto al planeta, sus habitantes humanos o no y de resguardo de culturas ancestrales, el asunto narrado como en otras muchas situaciones similares sería catalogado con justeza como de auténtica barbarie.

No se conoce enclave extractivo colonial que haya traído algún bienestar sostenible a una comarca, región o país, sencillamente lo ofrecido por los capitalistas en todo el mundo, es escaso pan duro y amargo para hoy y hambre y desolación para el mañana.

Como en michos lugares del sur del planeta, en Colombia en unos cincuenta años riquezas insustituibles se habrán ido al norte a alimentar la riqueza y el confort del primer mundo; quedará a cambio un paisaje de tierra arrasada a cielo abierto y el recuerdo vago de los pocos quienes se opusieron valientemente a padecer impasiblemente su propia pauperización, siendo asesinados o desterrados  por ello.

A la vez, generaciones venideras mucho tendrán por denostar de las presentes por su complicidad y desidia en actos y omisiones, las cuales les condenarán a emigrar o vivir con una pésima calidad de vida, cuando escasee el recurso vital del agua, extinguido irremediablemente para entonces en beneficio unos pocos en los centros de especulación del norte opulento.

En muchos aspectos la situación social en Colombia es mucho peor a la de la época de la ‘Masacre de las Bananeras’, con el agravante que la destrucción de los ecosistemas planteada tendrá un efecto prolongado, el cual con mucho superará la vigencia de la saqueo capitalista hoy presenciado.



Notas

[1] Jorge Enrique Robledo senador por el partido Polo Democrático Alternativo. Exposición de debate. Tiempo  min. 3:13.  http://www.youtube.com/watch?v=WG6M3kdUdMw

[2] Fernando Cadena. Pacific Rubiales y Quifa Aumentarán la Producción Petrolera en el Meta. El Tiempo. http://m.eltiempo.com/colombia/llano/centros-de-produccin-de-petrleo-rubiales-y-quifa/8401300

[3] Como Metapetroleum compañía operadora de los campos de Pacific Rubiales, dentro del esquema de ‘tercerización’. Robledo ibídem. Tiempo  min. 11:07. y 37:04.

[4] Colombia, la primera en sindicalistas asesinados. El Nuevo Siglo. Junio 5 de 2012. http://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/6-2012-colombia-primera-en-sindicalistas-asesinados.html

[5] Chris Kraul. Despite Colombia's measures, labor union officials' lives at risk. U.S. Embassy in Bogota issues a statement condemning 'threats and recent attacks.' Last year, about 20 union leaders were killed and 90 kidnapped. Los Angeles Times. Marzo 2 de 2013. http://articles.latimes.com/2013/mar/02/world/la-fg-colombia-union-slayings-20130303 

[7] David Maher, Andrew Thomson. The Terror that Underpins the Peace. The Political Economý of Colombia’s paramilitary desmobilization process. Estudios Críticos sobre Terrorismo., 4:1 (2011) pp 96. Dawn. http://upsidedownworld.org/main/en-espatopmenu-81/3815-el-capitalismo-de-la-guerra-contra-las-drogas

[9] Robledo. Ibídem. Tiempo 58 min. 36.  

[10] Utilidades de Pacific Rubiales crecieron 109% en el 2011. Portafolio. Marzo 14 2012. http://www.portafolio.co/negocios/utilidades-pacific-rubiales-crecieron-109-el-2011

[11] En Rubiales gobierno incumple el acuerdo suscrito con la CUT (Central Única de Trabajadores), y la USO, con el Vicepresidente Garzón de Garante. http://congresovisible.org/agora/post/en-rubiales-el-gobierno-incumple-el-acuerdo-suscrito-con-la-cut-y-la-uso-con-el-vicepresidente-garzon-de-garante/2588/

[12] Junta Directiva subdirectiva Meta. Visita de la USO a Campo Rubiales y Quifa fue un Éxito. Julio 24 de 2012. http://www.usofrenteobrero.org/index.php?option=com_content&view=article&id=4506:visita-de-la-uso-a-campo-rubiales-y-quifas-fue-un-exito&catid=91:meta&Itemid=85

[14] Arco Iris. ¿Por Qué Estallo la Huelga del Cerrejón? Febrero 7 de 2013.  http://www.arcoiris.com.co/2013/02/huelga-en-el-cerrejon/

[15] La firma canadiense en medio de la enunciada agitación social por la situación de Puerto Gaitán, se ha visto abocada a investigaciones por parte de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales DIAN, por presentar irregularidades en el pago de tributos de renta y ventas, relacionadas con el pago a los proveedores, pesquisas aún sin resolverse. http://www.elespectador.com/noticias/investigacion/articulo-334287-los-dilemas-de-pacific-rubiales

[17] Robledo Ibídem. Tiempo 48 min. 13.

[20]El caudal de plata invertido por Pacific Rubiales en pauta, en un foro de periodismo en Semana, en el cubrimiento de la campaña de Estados Unidos por la Cadena Ser y Caracol Radio, en invitaciones masivas a partidos de la selección de Colombia en Barranquilla, o en otros medios, desactiva sus denuncias laborales y fiscales”. Ana María Cano Posada. La Pauta y el Periodismo. Noviembre 1 de 2012. http://www.elespectador.com/opinion/columna-384740-pauta-y-el-periodismo

[21] “Debo advertir que ha sido un honor para Colombia que la empresa de ustedes se haya fijado en nuestro país, en millonarias inversiones, con resultados a la vista de importantes focos en exploración, explotación de nuestros riquezas naturales, no solamente por la inversión que se ha hecho, sino también por lo que se ha significado para el mercado bursátil tener las acciones de ustedes que la han dado mucha riqueza a miles de Colombianos.”. Esto dice un muy nombrado periodista de una emisora del grupo español Prisa con amplia pauta publicitaria de Pacific Rubiales, como prólogo a una entrevista a un directivo de la multinacional en cuestión. Federico Restrepo, Vicepresidente de Asuntos Institucionales de Pacific Rubiales se defiende de las acusaciones del Senador, Jorge Enrique Robledo sobre situación de trabajadores. W Radio. Agosto 22 de 2011. http://www.wradio.com.co/noticia/federico-restrepo-vicepresidente-de-asuntos-institucionales-de-pacific-rubiales-se-defiende-de-las-acusaciones-del-senador-jorge-enrique-robledo-sobre-situacion-de-trabajadores/20110822/oir/1535171.aspx  Tiempo 00:24.

[23] Cifra estimada hasta mediados del 2012. María Elvira Samper. De Eso Tan Bueno no Dan Tanto. El Espectador Junio 12 de 2012. http://www.elespectador.com/opinion/columna-353500-de-eso-tan-bueno-no-dan-tanto

[24] Utilidades de Pacific Suben un 73% a Junio de 2012. Portafolio.co. Agosto 9 de 2012. http://www.portafolio.co/negocios/utilidades-pacific-suben-73-junio-2012

[25] De propiedad mayoritaria del ciudadano venezolano Alberto Federico Ravell, un capitalista de las comunicaciones y recalcitrante opositor al actual gobierno de Caracas http://www.elespectador.com/noticias/investigacion/articulo-334287-los-dilemas-de-pacific-rubiales; al menos tal postura aparece evidenciada en varios videos en la red. http://www.youtube.com/watch?v=nq8zA6QmGSk&feature=endscreen ; http://www.youtube.com/watch?v=TECj8WYgTwA&feature=related También accionistas de Pacific Rubiales tuvieron acciones del diario derechista El Tiempo, otrora de la familia Santos y Pacific es omnipresente anunciante en espacios de radio prensa y televisión. Daniel Samper Pizano. Poderosas Pautas Publicitarias Para Paralizar Periodistas. El Tiempo. Noviembre 3 de 2012. http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/danielsamperpizano/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12354946.html

[26] “Denuncia de Pacific Rubiales atenta contra la libertad de prensa": Héctor Mario Rodríguez”. http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-352040-denuncia-de-pacific-rubiales-atenta-contra-libertad-de-prensa-he

[27] Daniel Samper Pizano. Poderosas Pautas Publicitarias Para Paralizar Periodistas. El Tiempo. Noviembre 3 de 2012. http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/danielsamperpizano/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12354946.html

[28] Incluyendo opciones de compra de acciones de la compañía para el año 2010. http://www.dinero.com/Imprimir.aspx?idItem=142553

[29] Oscar Venegas Angarita. Hidrodinamismo en los Yacimientos Petrolero de la Orinoquía y sus Efectos Ambientales. Cedetrabajo. Bogotá Abril 26 de 2012.  Conferencia.  http://blip.tv/cedetrabajo/explotaci%C3%B3n-petrolera-e-impacto-ambiental-en-los-llanos-orientales-6130440  Tiempo 1.00.18. 

[30] Venegas Angarita. Ibídem Tiempo  1.00.18.

[31] Agencia Nacional de Hidrocarburos. Historia. http://www.anh.gov.co/es/index.php?id=11

[32] Pemex la privatización Amenaza al País. Editorial de La Jornada de México. Agosto 5 de 2012. http://www.jornada.unam.mx/2012/08/05/edito

[33] Venegas Angarita. Ibídem  Tiempo 40:35, 42:25.

[34] Venegas Angarita. Ibídem. Tiempo 44:20.

[35] Vandana Shiva. Las Guerras Del Agua. Privatización, Contaminación y Lucro. Siglo XXI Editores. México 2003.  Pag.16

[36] Ismael Serageldin. Exvicepresidente del Banco Mundial. Elsa Bruzzone. Las Guerras del Agua. América del Sur en la Mira de las Grandes Potencias. Capital Intelectual. Buenos Aires 2009. Pag.26

[37] América del Sur posee una quinta parte del agua dulce del planeta. Elsa Bruzzone. Las Guerras del Agua. América del Sur en la Mira de las Grandes Potencias. Capital Intelectual. Buenos Aires 2009. Pag.101.

[38] Vandana Shiva. Las Guerras Del Agua. Privatización, Contaminación y Lucro. Siglo XXI Editores. México 2003.  Pag.16

[39] Nicholas Stern. Puede Ser Más Rentable el Petróleo Bajo Tierra. “Usar todos los recursos que hay hoy es insostenible. Actuar como si todas esas reservas pudieran usarse es ilógico, irresponsable y ambientalmente insensato.” Semana. 1590. Octubre 22 de 2012. Pag.44

 

Publicaciòn original : kaosenlared.net

Auteur: 
Alberto Rojas Andrade

Source: 

Thème: